Natalia a favor de la libertad de expresión en las redes sociales

563
views

La libertad de expresión siempre ha sido un tema en boga; hasta dónde llegan los límites, cómo las redes sociales han intervenido en la creación de nuevos embates en este mismo tema son cuestiones que no se han podido solventar del todo.

Sin embargo, qué sucede cuando una persona utiliza estas herramientas para hablar en un sentido negativo de alguna institución.

Hace un par de meses unos alumnos fueron demandados por la academia de música Fermatta, por “difamar” a través de la cuenta de Twitter @yosoybenito a la institución…

“La verdad me da mucho coraje porque siento que uno puede poner lo que quiera en el Twitter y lo que sea. cómo es posible que una institución haga eso”, comentó Natalia Lafourcade sobre el incidente.

Aunque no quiso revelar el nombre de uno de los afectados, asegura que se siente indignada por la situación.

“Yo estoy muy molesta con esa escuela, demandaron a un amigo”.

Aseguró que en todas las escuelas siempre habrá críticas y quejas con respecto a la planta de trabajo, el método con el que se impartan las clases, las instalaciones y demás, pero es como si escuelas como la UNAM, el Politécnico o la UAM, se llevaran a instancias legales a sus alumnos.

“Ya de entrada se me hace bien chafa que hagan ese tipo de cosas, se me hace que existen millones que dicen cosas también, pero se van contra un alumno”, señaló molesta.

Refirió que una persona en las condiciones en las que se encuentra, es decir estudiando, no cuenta con los recursos suficientes para sostener un proceso legal.

“No es millonario, de dónde va a sacar el dinero”, añadió.

Aseguró que ésta es una forma muy desigual de manejarse por parte de la institución y que deben repensar el hecho, pues los alumnos tienen la libertad de expresarse.

“Los alumnos siempre van a hablar bien o mal de las escuelas, no tienen por qué hacer caso, no tienen por qué meterse con que un alumno diga cosas”, continuó.

Afirmó que sea por ésta o cualquier otra vía, la gente está en su derecho a expresar lo que sienta, sin tener por ello ninguna clase de censura, problemática o cualquier perjuicio ante su persona o su libre expresión.

“La gente tiene derecho de decir lo que siente”, finalizó.

La demanda solicitó una compensación de 20 millones de pesos para Fermatta, que debe ser pagada por los supuestos responsables.

FUENTE: Nayeli Durand | El Universal